FANDOM


Los Acorazados son naves insignia del orden del kilómetro de longitud y tienen armas pesadas de largo alcance. Solo se utilizan en las misiones más importantes.

El Acorazado es el que decide la guerra espacial, emplea millones de toneladas de metal, cerámica y polímero para proyectar su fuego contra una nave enemiga de características similares. Ningún comandante cuerdo se enfrentaría a un acorazado sin contar con otro acorazado.

La potencia de un acorazado está en la longitud de su cañón principal. Estas naves suelen tener de 800 metros a 1 kilómetro de longitud, con un arma principal de longitud equivalente. Un acelerador de masa de 800 metros es capaz de acelerar un proyectil de 2 kg a 283 km/s (20 kg a una velocidad de 4.025 km/s o también entendible como el 1,3% de la velocidad de la luz) cada 2 segundos, con la energía cinética equivalente a una explosión de 38 kilotones de TNT, tres veces la energía liberada en la bomba de fisión que destruyó Hiroshima, suficiente para destruir las infraestructuras de una ciudad de tamaño medio y matar a medio millón de personas.

A causa de la fricción del aire, los planetas con atmósfera no ven toda la devastación de un proyectil. La resistencia atmosférica reduce la fuerza del impacto en un 20% por atmósfera de aire de la Tierra.

Historia Editar

En 2183, la flota turiana disponía de 37 acorazados, la asari de 21 y la salariana, de 16. La humanidad de 6, con otro más en construcción en la Estación Arturo.

Para 2186, la flota turiana cuenta con 39 acorazados; la asari 20 y la salariana 16 y la Alianza de Sistemas con 8. Los acorazados de la Alianza reciben nombres de montañas de la Tierra.

Clase Everest: Everest, Fuji, Elbrus

Clase Kilimanjaro: Kilimanjaro, Tai Shan, Shasta, Aconcagua y Orizaba.


Combate Editar

Los combates a más larga distancia se producen entre acorazados, las naves menos maniobrables pero cuyos proyectiles son los más rápidos.

Los acorazados comienzan con un duelo de artillería de su cañón principal a muy largo alcance, del orden de decenas de miles de kilómetros. Después, las flotas se acercan, mientras mantienen un movimiento lateral de esquiva a la vez que hacen que sus cañones de proa apunten al enemigo. Los almirantes cautelosos debilitan al enemigo con disparos a distancia y ataques de cazas antes de comenzar acciones más cercanas.

Las Convenciones de la Ciudadela prohíben el uso de proyectiles cinéticos de gran tamaño contra mundos habitables. En una aproximación directa, todos los tiros fallidos van a caer al planeta que hay tras la flota defensora. Si los defensores se colocan entre los atacantes y el planeta, pueden disparar a discreción mientras que los atacantes se arriesgan a alcanzar el planeta.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.